Menu
zed2

Maestro de las sombras – Parte I


Quedaba muy poco tiempo hasta que se abriera el portal traslador en el centro del patio. A su alrededor ya estaban casi todos sus alumnos; algunos charlando animadamente, otros afilando sus katanas o contando sus kunais. La mayoría de ellos estaba meditando debajo de alguno de los numerosos árboles blancos del patio del templo.

Esa noche Zed quería estar solo; lo que pasaría en la siguientes horas determinaría el futuro de su clan y del equilibro en general. Era importante dar lo mejor de si mismo cuando se realizara el ataque por lo que necesitaba una meditación profunda y perfecta ausentándose de los asuntos de sus subordinados.

Los había entrenado bien durante cinco años en las artes de las sombras, por lo que no era necesario darles unas palabras motivadoras u organizar el ataque. Confiaba en ellos tanto como él confió una vez en su maestro.

Apagó la última vela de la sala para estar en la más absoluta oscuridad. Se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y cerró los ojos. Era curioso como, pese a estar a oscuras y con los ojos totalmente cerrados podía ver perfectamente lo que pasaba a su alrededor. Incluso podía ver las cosas que no podía ver con sus ojos; todo ello gracias a la técnica que descubrió hace cinco años.

Lo recordaba perfectamente, era algo que lo había marcado de por vida. Él todavía era un niño, un joven aprendiz de la orden Kinkou. También era uno de los alumnos mas aventajados junto con el hijo de su maestro, pero cuando entrenaban juntos o cuando luchaban para medir sus habilidades siempre empataban.

La frustración que tenía al no poder sobrepasar a su amigo y rival le hizo ir a la habitación prohibida de la orden, en donde ni siquiera su maestro podía entrar. Como era normal, esa sala estaba protegida para que nadie pudiera entrar, pero para un ninja como Zed no resulto muy difícil burlar  los guardias que custodiaban la puerta.

La habitación era muy extraña. Estaba completamente iluminada y en el centro de la habitación había una urna de color negro con un pergamino. Zed forzó la cerradura de la urna y nada mas rozar con los dedos el pergamino la cabeza le empezó a dar vueltas y se empezaba a marear, empezaba a ver la habitación desde otra perspectiva, como si en vez de mirar or sus ojo mirase por su nuca. Finalmente se desmayó.

Cuando se despertó estaba tumbado al lado de la urna, pero había alguien mas a su lado, mirándolo fijamente. Cuando se quiso levantar esa persona le tendió la mano para ayudarlo. Tenía la mano muy fría, y casi no parecía real. Cuando Zed se recompuso se dio cuenta enseguida, esa persona era el mismo.

Pero no podía ser él. Era cierto que ambos se parecían, tenían la misma ropa y la misma altura, e incluso el mismo brillo en sus ojos. Pero no era posible, su doble era mas oscuro que él y, además, tenía u aura extraña a su alrededor, parecía una reproducción de su sombra.

La sombra salió silenciosamente de la sala. Antes de que Zed pudiera salir de allí escuchó a uno de los guardias acercarse a la habitación. Se empezó a poner nervioso, no podía escapar ni llevaba una bomba de humo o de luz para poder huir ademas, si intentaba eso los guardias darían la alarma y ya no podría escapar. Estaba perdido.

zed

Cerró los ojos para que todo ocurriera rápido, pero, al abrirlos, en vez de estar en la habitación estaba en el jardín de la orden. Era como si su cuerpo se hubiera teletransportado. Vio a su sombra delante de él, y, antes de que pudiera preguntar nada, desapareció. Zed empezó a darse cuenta del poder que había adquirido. Tenía una especie de clon corpóreo con el que podía mover su cuerpo hacia donde estaba él.

Esa noche se fue contento a la cama. Con el poder que había adquirido estaba completamente seguro de que podría ganar a Shen y así impresionar a su maestro y hacer que lo felicitase por su buen trabajo.

Empezó a entrenar de noche para que no le descubriesen el resto de alumnos del templo. Cada noche, una vez dado el toque de queda para irse a dormir Zed se escapaba hacia el bosque del templo para entrenar su nueva técnica hasta que caía rendido del cansancio y el sueño.

No le importaba lo mas absoluto el dormir poco o que la mayor parte del tiempo estuviera muy cansado. Para él lo mas importante era dominar la técnica y así poder superar a su rival.

Tras varias semanas de entrenamiento ya podía controlar a su sombra casi a la perfección. Ahora era capaz de generar u clon casi en cualquier superficie e intercambiar posiciones con él a placer. Incluso había llegado a conseguir tener a dos copias de si mismo, pero le cansaba demasiado dominar dos clones al mismo tiempo, pero sabía que con mas entrenamiento sería capaz de conseguirlo.

En Agosto comenzó el torneo de la orden Kinkou. Se celebrarían combates singulares hasta que solo ganase uno. El premio sería entrenar un año completo con su maestro a solas, apartado del resto, para poder dominar cualquier técnica y convertirse en un maestro del equilibrio.

En la organización del torneo se fijó que, si él y Shen ganaban cada combate que les tocaba se encontrarían en la final. Eso le dio a Zed la motivación suficiente para poder ganar todos los combates hasta enfrentarse a Shen.

El primer combate fue bastante fácil para Zed. Se enfrentaba a un nuevo alumno del templo. No tenía nada de experiencia así que con tres kunais que le lanzó a la altura de los pies para asustarlo bastaron para que el pobre novato se rindiera en el momento.

El resto de combates hasta las semifinales fueron bastante sencillos para Zed, nada suficientemente preocupante como para utilizar su sombra. Es más, no quería tener que utilizarla hasta el combate contra Shen, quien, como él, no había tenido dificultades para ganar los combates.

En la semifinal se enfrentaría a una de sus mejores amigas. Le resultaría difícil a Zed el poder ganarla sin utilizar su sombra, pero confiaba en sus habilidades.

Tanto Akali como Zed estaban totalmente concentrados, mirándose los ojos del otro fijamente, sin pestañear. Akali hizo el primer movimiento cuando la campana que daba inicio al combate sonó. Lanzó una bomba de humo blanco para que no pudiera ser vista, pero eso no le impedía a Zed el poder verla con su nueva técnica.

Vio como se le acercaba desde su espalda, así que Zed se giró y paró su sai con la armadura de su antebrazo. Por sus ojos Akali parecía impresionada, pero antes de que Zed pudiera darle un golpe con sus cuchillas Akali dio un salto hacia atrás para esquivarlo.

zedakali

Antes de que el humo desapareciera Akali le lanzó a la cara uno de sus shuriken. Se protegió de nuevo con su antebrazo pero justo antes de que llegase a darle Akali volvió a colocarse a su espalda, pero en vez de golpear de nuevo con su sai derribó a Zed de una patada a su pierna derecha haciendo que cayera.

Zed se levantó antes de que Akali pudiera golpearle de nuevo. Se cubrió de nuevo con sus cuchillas, parando varios ataques que le lanzaba Akali. Paró uno, y otro y otro hasta que por fin vio una oportunidad para contraatacar. En otro de sus ataques Zed la cogió del antebrazo y le tiró el arma al suelo. Hizo lo mismo que le hizo Akali la y la tiró al suelo, pero como estaba agarrada por el brazo no se pudo escapar.

Zed colocó sus cuchillas en el cuello de Akali y acto seguido sonó la campana para dar por finalizado el combate.

A Shen no le costó mucho ganar su combate contra el yordle, por lo que, casi al momento dio  comienzo el combate final, el que decidiría por fin quien era mejor que el otro y quien entrenaría con el maestro a solas para poder perfeccionar sus técnicas y convertirse en maestro del equilibrio.

Zed estaba preparado, había estado entrenándose duramente todas las noches para ese combate. Al sonar la campana ninguno de los dos atacó, simplemente se acercaron y se dieron la mano. Ambos sabían lo importante que era el combate, pero además de rivales eran amigos.

Volvieron a su posición para que el combate fuese justo. El primero en hacer un movimiento fue Zed, quien se tiró de cabeza a atacar a Shen, pero este lo esquivó sin mucho esfuerzo. Para Zed era demasiado rápido y, antes de que pudiera reaccionar Shen lo golpeó con la empuñadura de su katana en la espalda. Era un desafío, lo estaba retando para ir mas rápido.

Empezó a atacar Shen, pero le era muy difícil a Zed esquivar los ataques que estaba haciendo Zed. El último que le dio le rompió la cuchilla del brazo izquierdo. No tenía mas remedio que utilizar a su sombra.

La gente empezó a gritar y horrorizarse cuando su sombra cogió a Shen por la espalda mientras que Zed empezó a atacarlo. Una vez inmovilizado hizo lo mismo que con Akali y le colocó sus cuchillas en el cuello. Finalmente sonó la campana, pero en vez del griterío y  las alabanzas que habían ocurrido en el resto de combates cuando finalizaban todo el mundo se quedó callado.

Zed no entendía nada de lo que estaba pasando, pero le daba igual. Su maestro se estaba acercando hacia él para felicitarlo por su buen entrenamiento y alabarlo por derrotar finalmente a Shen. En vez de eso su maestro no paraba de gritarlo, tanto el como el resto de gente.

No recordaba nada más sobre ese día. Solo que al terminar estaba solo y  desterrado, y con un deseo de venganza en su interior y de dominar su técnica hasta su máximo poder, hasta poder convertirse en el maestro de las sombras.

 zed3

Imagen de perfil de Hotllum
19 años. Estudiante de programación y un viciado a los videojuegos desde que tengo uso de razón. Manqueo en cualquier línea desde finales la season 2.

3 Comentarios

  1. Imagen de perfil de juanusso juanusso dice:

    La historia está bien pero la narrativa puede mejorarse. Espero con ganas la segunda parte para ver que sucede y si mejoras. :)

  2. Imagen de perfil de nithrate nithrate dice:

    La intención me ha gustado, pero tu forma de expresarte y tu punto de vista de los hechos no. Ten cuidado con las redundancias, las peleas han resultado tediosas y poco claras (“Empezó a atacar Shen, pero le era muy difícil a Zed esquivar los ataques que estaba haciendo Zed”) y no estoy seguro de que el texto le haga justicia al lore original. Aun así la iniciativa me ha gustado, continúa así :)

  3. Imagen de perfil de Roxxy Roxxy dice:

    Muy buena historia, espero con ansias la parte 2 ^^

¡Déjanos tu comentario!

Deja un comentario